Acaba de fallecer un ser querido. Estamos nerviosos, abatidos, en un estado de ánimo que nos impide incluso pensar y actuar con la diligencia y eficacia de otras veces… ¿Qué hacer?, nos preguntamos; Nos hemos puesto muy nerviosos, pero todo es más fácil, con la ayuda de un buen profesional..

Lo primero es tener a mano el documento nacional de identidad del fallecido, y si el difunto tenía póliza de seguro de decesos, adjuntarla al DNI.

Si decide contratar nuestros servicios, lo siguiente, es ponerse en contacto con nuestra funeraria, a partir de ahí, personal especializado de nuestra funeraria le resolverá  todo al instante:
Todas las gestiones, todos los pasos a dar, se los tramitarán nuestro plantel; ustedes ya no tienen que preocuparse de nada, más que de elegir los elementos y detalles que deseen que formen parte de las honras fúnebres; para lo que el personal de nuestra funeraria les mostrará las variadas opciones que precisen